Anatomía de un mercado alcista estadounidense

La recuperación del mercado estadounidense desde octubre es excepcional según los estándares históricos: 1989 es el único en los últimos 50 años en el que el índice S&P 500 subió en 15 de las últimas 17 semanas. El impulso actual puede continuar, pero después de este número excepcional de aumentos sucesivos, la probabilidad de una consolidación a corto plazo ha aumentado. Este repunte es aún más excepcional porque se produjo independientemente de los cambios en las tasas de interés. Comenzó a finales de octubre de 2023 con la anticipación del giro de los bancos centrales en 2024 e independientemente del número de recortes de tipos previstos (7 recortes previstos para 2024 el 23 de diciembre para la Reserva Federal, frente a los 3 actuales).

Gráfico de ganancias semanales del S&P

 

Los “6 Magníficos” contra el mundo, la excepción continúa...

La temporada de publicación de resultados siguió respaldando la subida de los mercados bursátiles. Esto es especialmente cierto en Estados Unidos, donde el crecimiento del mercado sigue muy concentrado en torno a los "7 magníficos" o "6" si excluimos a Tesla, que se encuentra en dificultades desde principios de año.

El cuarto trimestre del año pasado registró resultados sólidos, superando ligeramente las expectativas y marcando un aumento interanual del 7% en las ganancias por acción (EPS) reportadas. Este aumento indica una aceleración con respecto al trimestre anterior, con un exceso generalizado en todos los sectores, aunque los materiales y los servicios públicos se mantuvieron por debajo de las estimaciones del consenso. Los 6 Magníficos (anteriormente Tesla) registraron un notable crecimiento del +68% interanual, en comparación con un modesto -4% de otras empresas. Asimismo, las grandes empresas estadounidenses vieron revisadas al alza sus resultados de 2024, mientras que el resto de acciones revisó sus estimaciones a la baja. Se espera que el crecimiento del gasto de capital, que se desaceleró durante el cuarto trimestre, se recupere en 2024, impulsado por las inversiones nacionales y relacionadas con la IA. A pesar de las débiles previsiones para el primer trimestre, la confianza empresarial ha mejorado, lo que apunta a un ciclo de beneficios positivo. Por el contrario, en Europa, los beneficios cayeron en el cuarto trimestre, siendo los sectores de materiales e industrial los más débiles en general.

Las previsiones de crecimiento de los beneficios para 2024 son ahora del 3% al 4% para Europa y de casi el 10% para Estados Unidos, mientras que el repunte esperado en los mercados emergentes es impresionante (+16%). Si bien las expectativas para los mercados emergentes pueden ser cuestionables, lograr un crecimiento de ganancias tan fuerte dependerá en particular de la capacidad de China para generar crecimiento, en un país que ha decepcionado consistentemente en los últimos años. En Europa, las expectativas son más modestas y realistas, dada la continua debilidad del crecimiento económico. En Estados Unidos, la economía sigue siendo extremadamente resiliente y la brecha transatlántica en el crecimiento del ingreso podría una vez más reflejar la diferencia en el desempeño económico.

 

...impulsando un posicionamiento y un sentimiento cada vez más alcistas

El buen comportamiento de la actividad económica y de los beneficios empresariales ha alimentado un sentimiento cada vez más optimista entre los inversores.

Una de las últimas encuestas de BofA Merrill Lynch muestra un gran optimismo. Sólo el 4% de 240 encuestados cree que habrá recesión en Estados Unidos en 2024. Este es un cambio significativo con respecto al año pasado, cuando el 85% de estas mismas personas estaban preocupadas por esto. Es interesante observar que sólo el 7% de ellos está realmente preocupado de que el aumento de los precios perjudique las inversiones. Las perspectivas del mercado muestran un sentimiento generalmente positivo, y la mayoría de los inversores esperan una continuación del mercado alcista y prefieren las acciones a los bonos y el efectivo. Las acciones estadounidenses son las más favorecidas, seguidas de Japón, mientras que Europa se muestra bajista por primera vez desde 2019.

Los flujos muestran que más personas prefieren las acciones, mientras que los bonos son un poco menos populares. Como el año pasado, el efectivo, cuya remuneración sigue siendo elevada, sigue siendo una apuesta segura para el 10% de los inversores. En los mercados de valores, los inversores mantienen sus exposiciones concentradas en un pequeño número de empresas: las “7 magníficas” en Estados Unidos y las “Granolas” en Europa. Las empresas de pequeña y mediana capitalización han registrado rentabilidades negativas desde principios de año. Si bien persisten las preocupaciones sobre la concentración de posiciones, el sentimiento y el posicionamiento alcistas siguen siendo posibles, particularmente en medio de posibles rotaciones hacia activos de riesgo y acciones rezagadas.

Una participación más amplia de otros sectores y regiones dependerá ahora de la dinámica económica y las ganancias corporativas, en un contexto de inflación controlada. Y ahí radica una de las vulnerabilidades del mercado. La inflación ya no es una preocupación para los inversores y se ha descartado el principio de un giro moderado.

 

 

 

  • Nadège Dufossé, CFA
    Nadège Dufossé
    Global Head of Multi-Asset, Member of the Executive Committee

Buscador rápido

Obtenga información más rápidamente con un solo clic

Reciba información directamente en su bandeja de entrada